El ocaso del teléfono como herramienta de comunicación y telemarketing

13 de Junio de 2018 - Destacados

El teléfono ha dejado de parecernos esa especie de elemento casi sagrado al que siempre había que responder. Solo hay que pensar en cómo llevamos muchas veces nuestros móviles en silencio, manteniéndonos al día de lo que ocurre en nuestras apps y controlando de forma recurrente lo que en ellas pasa pero pasando por completo de cualquier potencial llamada que podamos recibir.

Y es que las cosas han cambiado mucho y la relación con las llamadas también lo ha hecho. Como apuntan en un análisis en The Atlantic, no solo hemos dejado de sentir que tenemos que atender el teléfono siempre que suena sino también a dar por hecho que si nos llaman tienen algo importante que decirnos. Si hace unas décadas no responder el teléfono era como no contestar a alguien que llamaba a tu puerta y se veía de mala educación, ahora ha pasado a ser un lugar común. Ya no se atiende el teléfono y ya no se siente que hay que hacerlo.

Por qué no respondemos

Las formas alternativas de comunicación – todas las que ha traído internet – han canibalizado la parte personal de la comunicación y ha hecho que nuestra relación con los demás ya no se haga por teléfono. Ahora solo nos llaman o bien ‘para cosas serias’ (como el dentista que te cambia la hora de la cita) o simplemente para vendernos algo.

Lo más probable es que al otro lado de la llamada esté un comercial de Vodafone, de Movistar o de la operadora de turno esperando para intentar convencernos de que nos hagamos con tal oferta. Puede incluso ser de una ONG preguntando por una persona que tienen en su lista de datos y que, cuando les indiques que se han equivocado de número – historia real -, intenten convencerte también a ti de que te hagas socio. El telemarketing se ha hecho tan ubicuo y tan molesto que ha hecho que los consumidores sean cada vez más reticentes a interactuar con su teléfono.

Y lo que hace que esas llamadas sean más molestas y que también nos hayan inmunizado más para no atender es el hecho de que cada vez son más habituales. E incluso cada vez hay más llamadas – y mucho más molestas todavía – de las denominadas robocalls, que son las que sueltan un mensaje cuando se toma el teléfono. Solo en Estados Unidos hay ya más de 3.400 millones de estas llamadas al mes. En junio de 2015 estaban por los 1.000 millones. Estas llamadas se sienten como todavía más spam y hacen que la experiencia sea incluso peor. Respondemos mucho menos el teléfono cuando al otro lado esta este tipo de llamadas.

Por todo ello, no resulta sorprendente encontrarse cada vez más a personas que no responden el teléfono y que lo ignoran. Como me comentaba una consumidora una vez, solo atendía el teléfono de números desconocidos cuando estaba en un proceso de búsqueda de empleo y por tanto podría ser una llamada. Si no, directamente ignoraba toda llamada que no identificaba.

Fuente: Puro Marketing

Mas destacados...

-El bitcoin llega a su nivel más alto en ocho meses

El bitcoin escaló por encima del nivel de US$7.000 en su racha ganadora más prolongada...

-La importancia de los intrapreneurs en la empresa actual

Toda empresa necesita estar en constante evolución. El estancamiento es lo que mata a los...

-¿Existe la libre competencia en los Estados Unidos?

The Myth of Capitalism, publicado en 2018 por Jonathan Tepper con la colaboración de Denise...

-Los ingresos de Alibaba en el primer trimestre crecen 51%

Alibaba Group superó las previsiones de ingresos del primer trimestre, gracias al crecimiento de su...

-Cada seis horas se abre un nuevo Oxxo

En los últimos años, FEMSA Comercio (Femco) ha acelerado la apertura de nuevas tiendas en...

-Brasil no se recupera y probablemente no lo hará en el futuro cercano

La recuperación económica de Brasil no logra materializarse por tercer año consecutivo. El riesgo es...

-Velocidad: el concepto clave de la Cuarta Revolución Industrial

Hoy estamos viviendo un proceso que marca un nuevo paso en la historia, así como...

-Las pymes necesitan marketing especializado

Para que una empresa funcione hacen falta diversos factores, entre ellos que exista una plantilla...

Anteriores...