Alemania está dispuesta a comprar participaciones de sus empresas para protegerlas de China

6 de Febrero de 2019 - Destacados

Alemania podría comprar participaciones de empresas del país para evitar que entidades extranjeras (sobre todo de China) tomen el control de firmas que pertenezcan a sectores tecnológicos clave, según ha asegurado este martes el ministro de Economía, Peter Altmaier, al presentar una nueva estrategia industrial que en su opinión es necesaria para mantener la cohesión del país.

La adopción de una política industrial más defensiva se enmarca en un contexto de temor en Alemania a que empresas extranjeras, especialmente chinas, adquieran conocimientos técnicos alemanes y erosionen los cimientos industriales en los que se basa gran parte de la prosperidad de Alemania.

La supervivencia de compañías como Thyssenkrupp, Siemens, Deutsche Bank y los fabricantes de automóviles de Alemania es de interés nacional, según Altmaier, que sugirió la creación de un fondo de inversión para apoyar a las industrias clave.

Al presentar su informe, ‘Estrategia de la Industria Nacional 2030′, Altmaier ha hecho hincapié en que prefería que el Estado no interviniera en el mercado, pero reconoció que podría ser necesario ante la desigualdad de reglas a nivel mundial

“Puede darse hasta el caso de que el Estado tome participaciones temporales en compañías, no para nacionalizarlas y gestionarlas a largo plazo, sino para evitar que las tecnologías clave se vendan y se vayan del país”, ha explicado Altmaier en una rueda de prensa.

Promover empresas líderes

Con la nueva estrategia se busca adoptar medidas para promover a los “campeones nacionales” e impulsar la competitividad de las empresas en áreas tecnológicas clave.

Con su plan Made in China 2025, Pekín está impulsando el desarrollo nacional de tecnologías como los vehículos eléctricos. Pero también ha estado accediendo a conocimientos técnicos en el extranjero a través de adquisiciones de firmas como el fabricante alemán de robótica Kuka.

Altmaier ha declarado que la estrategia tenía como objetivo mantener y aprovechar la prosperidad que Alemania había generado en los últimos 70 años.

“Este es un tema fundamental para la política alemana, y no es solo un problema económico, sino que es una pregunta que tiene gran importancia para la cohesión del país y la legitimidad del sistema democrático”, dijo.

Fuente: El Economista

Mas destacados...

-¿Las marcas adoptan el feminismo por convicción o por conveniencia?

Gillette se arriesgó. Con el lanzamiento del comercial ‘We Believe’, el 15 de enero, la...

-México se ha beneficiado de la guerra comercial

A pesar de las amenazas del presidente Donald Trump de cerrar la frontera con México...

-Euromonitor: 10 tendencias de consumo para 2019

La compañía Euromonitor Internacional, que se especializa en estrategias para mercados de consumo, publicó su...

-Amazon se retira del mercado online más grande del mundo

A partir del próximo 18 de julio, los clientes de Amazon.cn solo podrán adquirir bienes...

-El fin de la publicidad online está cerca

“¡Me encanta este anuncio online!” no suele ser una frase muy habitual entre los consumidores,...

-Finalizado el primer trimestre, China mantiene su ritmo de crecimiento

El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en China se estabilizó en 6,4% interanual en...

-En España, la tienda física no teme al negocio online

Los cambios en los hábitos de consumo, la evolución y aparición de nuevas fórmulas comerciales...

-Grandes retailers latinoamericanos frenan su crecimiento

Falabella, Cencosud, Liverpool, Ripley y El Palacio de Hierro anotaron un descenso del 8,4% de...

Anteriores...